Autor: Jhon Jairo Betancur, docente Programa Medicina Veterinaria

Se acerca el día del segundo parcial, examen típico de anatomía, 10 preguntas abiertas de sistema respiratorio y reproductor, no está fácil, lo sé, ese día se derramarán muchas lágrimas, las mismas o más que yo derramé con mi antiguo y viejo profesor de Anatomía, el Dr.Aurelio… ¡cómo recuerdo al viejo!, algunas noches se aparece en mis pesadillas y lo veo husmeando, mirando cómo preparo mis clases.

Cae la tarde, y en la soledad de mi oficina, planeo maquiavélicamente cada pregunta, cada respuesta, pues hay que tirar duro, ¡tenemos que sacar los mejores veterinarios del mundo! No les regalaré nada, son muy, muy vagos, requieren un escarmiento. 

De repente las sombras de Platón, Aristóteles Rousseau, Piaget, Makárenko… Llegan a mi mente como fantasmas acusadores por la masacre académica que estoy fraguando… Que va pura, “basura filosófica, pedagogía de papel, nada, son 10 preguntas abiertas y punto, me tomo un café y continúo con la construcción de mi muy pedagógico y acertado examen, de nuevo aparece en mis pensamientos  mi profesor, el Doctor Aurelio, por segundos pasa por mi mente cada instante frente a él, mis manos sudorosas frente al cadáver y esa voz que no cesa de preguntar, de indagar, estoy contra la pared, perderé de nuevo Anatomía, no es justo, ¡Yo estudié!...No, ¡no jodás! Ahora soy yo el profesor y de madre que me sacaré esa espina, de pura pica haré otro tipo de examen, uno diferente, loco, atrevido, fuera de lo común, entro en un frenesí académico, me dejo llevar por el instinto, por la  vida real, por lo que tendrían que enfrentar los estudiantes en una sala de urgencias y diseño un nuevo examen….si señores, un caballo con una estaca clavada en su testículo, un perrito que llega sin poder respirar y le quedan pocos minutos, antes que muera frente a su dueña, una niña de 7 años ¿ja…. Ja. Ja.. Ja, un poco maquiavélico ?...  sí, Pero real, aplicable, justo.

Llega el día del examen, muchachos en grupos de a cinco, el examen será un caso clínico de la vida real, tienen dos horas para responderlo, éxitos.

Varios lo ganan, otros lo pierden, la masacre académica no se da “totalmente”, pero en forma extraña, como un comportamiento de manada, todos están felices, contentos por el reto propuesto en su nuevo modelo de examen, profe nos gustó, muy duro, mucho en verdad, pero súper, ok chicos, una sonrisa se dibuja en mi rostro, creo que al final de cuentas no son tanta basura las teorías pedagógicas y que por el contrario, mis experiencias pasadas con mi querido y respetado profesor Aurelio, me sirvieron  para implementar un nuevo modelo evaluativo junto con las teorías actuales ; en fin, es una mezcla extraña de sentimiento, de emociones, de vivencias, de verdades y mentiras en la teoría y la realidad.

Al  finalizar la tarde, en la soledad de mi anfiteatro reflexiono muchas cosas sobre el cómo enseñar, cómo aprender, cómo lograr las metas con los muchachos, y de todo esto solo algo me queda claro: ” la pedagogía es una experiencia única, general en su estrategia pero particular en cada individuo, es tener la capacidad de embrujar, de hacer vivir una experiencia única e irrepetible,  en la que el concepto básico del conocimiento, aunque sea el mismo, la forma en que cada persona se apropia de él, es única, particular y proporcional a la fuerza del hechizo del docente”

A mí muy recordado y querido profesor Aurelio.

Información adicional