La Corporación Universitaria de Santa Rosa de Cabal, UNISARC, y la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, CARDER, ejecutaron el convenio 391-2016 con el propósito de desarrollar proyectos en materia ambiental y avanzar en procesos de investigación aplicada en sectores productivos del departamento. 

De esta forma se presentaron los resultados de las actividades ejecutadas en diferentes áreas, de las cuales hicieron parte docentes y los semilleros de investigación adscritos a los grupos de Biología de la Conservación y Biotecnología.

b_160_150_16777215_00_images_3.jpg

 

Para el caso del monitoreo de fauna y flora silvestre con muestreo en el Alto Amurrupá, se capacitó a investigadores de la Asociación Amigos de la Fauna y Flora, ASOAFA, en técnicas de monitoreo y manejo de la información, logrando la creación de organizaciones comunitarias comprometidas con el conocimiento y conservación de su patrimonio natural.

En el monitoreo al distrito de conservación de suelos Campo Alegre, se encontraron 247 especies de aves (95,4% del total estimado), 49 de mamíferos (89% del estimado), 23 especies de anfibios y 17 de reptiles. En cuanto a plantas, el número total de especies es aún incierto, se registraron un total de 282 especies pertenecientes a 82 familias botánicas.

Otro de los objetivos tiene relación con el fortalecimiento de la piscicultura en el corregimiento de Santa Cecilia, como alternativa para garantizar la seguridad alimentaria, dejando como resultado capacitaciones al personal de CARDER y la comunidad en cada una de las fases del proceso reproductivo e iniciación del programa con un resultado de 2000 alevinos producidos y vendidos. 

De igual forma, se hicieron talleres con las comunidades negras e indígenas de esta zona, para sensibilizarlas en cuanto a la conservación de las serpientes, y a las entidades de apoyo sobre identificación de especies y accidentes ofídicos.

“Nuestra intención es fortalecer las acciones interinstitucionales y lograr que UNISARC se proyecte en la parte social y cultural del departamento, tenemos un gran aliado que es la CARDER y seguiremos fortaleciendo una variedad de procesos en diferentes zonas de Risaralda”, comentó la rectora Elizabeth Villamil Castañeda.

En la línea de educación y sensibilización, se capacitaron los agricultores de las veredas La Florida y La Bella, pertenecientes al municipio de Pereira, sobre el manejo adecuado de la gallinaza, logrando concientizarlos sobre la importancia de usar gallinaza sanitizada como fertilizante orgánico en sus cultivos, evitando la contaminación de suelos, agua y aire; además de fortalecer el enfoque turístico que se puede generar en la localidad dadas sus características geográficas y paisajísticas.

Así mismo, se dictaron charlas a los porcicultores de Guática y Quinchía sobre el manejo y elaboración de biodigestores, generando conciencia sobre la contaminación ambiental que traen los residuos sólidos y líquidos obtenidos en las producciones. 

En este sentido, se instaló y supervisó la instrumentación básica necesaria para el monitoreo de las condiciones generales en un biodigestor, el cual se alimenta de materia orgánica proveniente de una porcícola.

“Estos logros se dan en el marco de un trabajo articulado con la comunidad, ellos realmente son la razón de ser de nuestra labor y con la academia hicimos un acercamiento importante que esperamos permanezca en el tiempo para beneficio de los risaraldenses”, puntualizó Leandro Jaramillo, director de la CARDER.

Finalmente, se desarrolló un curso teórico-práctico en la Implementación del Programa Regional de Negocio Verdes para Risaralda, dirigido a los productores de agroecosistemas sostenibles del departamento, con el fin de fomentar la oferta de alimentos sanos para el autoconsumo y los mercados locales.

Información adicional